La falta de un plan

Dos personas fallecidas, un automóvil que circulaba sin conductor y una empresa que había disuelto su equipo de relaciones públicas. Un silencio inicial de Tesla marcó la falta de desarrollo de un plan de crisis y desencadenó una situación mediática con información poco precisa. En medio de los crecientes cuestionamientos sobre los automóviles, la compañía pudo asegurar que efectivamente había un conductor al volante en respuesta contra lo que se consignó en el informe policial. Si tan solo Tesla hubiera tenido un representante de relaciones públicas listo.

Deja un comentario